top of page
  • ceopiongroup

¿PUEDO VENDER MI CASA SI NO LA HE TERMINADO DE PAGAR?

Ya sea que quieras cambiar de casa por una que se adapte mejor a tus necesidades y estilo de vida o que necesites vender tu propiedad por algún motivo económico, seguramente te estarás preguntando si es posible vender a pesar de no haber liquidado el crédito hipotecario.





La respuesta es sencilla: sí puedes vender tu casa, aunque no hayas terminado de pagarla; esto se debe a que cuando contratas un crédito hipotecario técnicamente la vivienda ya es tuya, pues está escriturada a tu nombre.

Sin embargo, al comprar una vivienda a través de un crédito hipotecario, el inmueble queda en garantía para el pago de la deuda, es decir, se le impone un “gravamen”. Esto significa que la institución financiera que te brindó el crédito tiene derecho sobre la propiedad en caso de que no liquides la deuda.

Por esta razón, para poder llevar a cabo la venta de esa propiedad debes liquidar el crédito, lo que se hará con el pago que recibas del comprador. Esto suena más complicado de lo que realmente es, por eso aquí te explicaremos paso a paso lo que debes hacer para poder vender tu casa, aunque no hayas terminado de pagarla.

  • Lo primero es solicitar una “carta saldo” a la institución financiera que te brindó el crédito. Esta carta informa cuál es el saldo actual del crédito, es decir, la cantidad exacta que se debe pagar para dejar la cuenta en ceros; además incluirá los datos de cómo deberá ser pagada esa cantidad y la notaría que puede realizar el trámite de liberación de gravamen. Es importante que solicites este documento con tiempo, toma en cuenta que a la institución puede llevarle varias semanas en expedir el documento.

  • El siguiente paso consiste en entregar la carta saldo al notario público encargado de realizar la operación de compra y venta. El notario supervisará el proceso, llevará a cabo los trámites administrativos y distribuirá los pagos correspondientes entre la institución financiera que otorgó el crédito y el propietario del inmueble.

  • ¿Cómo se distribuyen los pagos? Este punto suele causar confusión, pues algunos propietarios creen que recibirán el monto total, pero debemos recordar que el pago que el nuevo comprador haga servirá para liquidar el crédito hipotecario original. Digamos, por ejemplo, que un inmueble se venderá en 1 millón de pesos y que falta por pagar $750,000 del crédito hipotecario; entonces, el notario distribuirá el pago de la siguiente manera: $750,000 para el banco y $250,000 para el vendedor.

  • Una vez que la institución financiera que te otorgó el crédito recibe el pago deberá proporcionarte la carta finiquito, la cual entregarás al notario para que pueda realizar la cancelación de tu hipoteca y liberar el gravamen de la propiedad para escriturarla al nuevo propietario.

  • Es importante recordar que liquidar tu crédito hipotecario no elimina de manera automática el gravamen que pesa sobre el inmueble, por lo que debes asegurarte de que el trámite se realice ante el Registro Público de la Propiedad.

Como ves, el proceso para vender una propiedad que todavía está hipotecada no es tan complicado como parece; sin embargo, requiere la intervención de un notario público para poder concretar la operación de manera legal y así garantizar que tu deuda quede saldada y que el nuevo propietario pueda escriturar el inmueble a su nombre.

Por esta razón te recomendamos siempre asesorarte con un profesional para que no pongas en riesgo tu patrimonio.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page